En este momento estás viendo Obturación simple.

Obturación simple.

Hoy queremos hablarte sobre un tratamiento fundamental en la odontología general que podría ser la solución perfecta para ti: la obturación simple. Este procedimiento es una de las formas más efectivas y comunes que utilizamos para combatir las caries y restaurar la salud de tus dientes. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tratamiento.

OBTURACIÓN DENTAL SIMPLE

¿Qué es una obturación simple?

Una obturación dental simple, también conocida como empaste dental, es un procedimiento esencial en nuestra práctica odontológica. Cuando observamos que uno de tus dientes ha sido afectado por la caries, un problema común que puede deteriorar la estructura dental, intervenimos de manera precisa y cuidadosa. La obturación consiste en remover el tejido dental dañado y luego rellenar el hueco con un material específico, generalmente composite, para restaurar la integridad del diente.

Este procedimiento no solo elimina la parte afectada y detiene el avance de la caries, sino que también restaura la funcionalidad del diente, permitiéndote masticar y hablar sin inconvenientes. Además, un empaste adecuado previene futuras infecciones y contribuye a la salud general de tu boca.

Casos en los que se utiliza la obturación simple

  • Caries dental: La razón más común para realizar una obturación es la presencia de caries, que son áreas de destrucción del tejido dental causadas por la acumulación de placa y las consecuencias de sus ácidos sobre el esmalte dental.
  • Reemplazo de obturaciones antiguas: Con el tiempo, las obturaciones viejas pueden desgastarse o fracturarse, haciendo necesario su reemplazo para mantener la salud y funcionalidad del diente. También es habitual reemplazar obturaciones de metales como amalgama, ya que es un material más antiguo que puede ser perjudicial para la salud.

Diferencia entra una obturación simple y una obturación dental compuesta

La diferencia entre una obturación dental simple y una obturación dental compuesta radica principalmente en el tamaño y la complejidad de la caries o cavidad que se está tratando. Las obturaciones simples se utilizan para caries pequeñas o cavidades pequeñas, mientras que las obturaciones compuestas se refieren a caries más grandes o a la presencia de más cavidades

Además, una obturación simple generalmente toma menos tiempo para completarse en comparación con una obturación compuesta debido a su menor complejidad

En el contexto de la restauración dental, una obturación simple típicamente afecta a la cara oclusal, que es la zona masticatoria de las piezas dentales, y puede ser adecuada cuando la afectación en la dentina no supera un milímetro de profundidad.

Por otro lado, las obturaciones compuestas son aquellas que afectan a una cara proximal de los dientes, y pueden requerir una reconstrucción más extensa, como la reconstrucción de una o más cúspides o un borde incisal, cuando hay una mayor destrucción del diente

Cómo se realiza una obturación simple

  • Paso 1: Diagnóstico y preparación.
    Antes de comenzar, es crucial identificar la necesidad de la obturación. Utilizamos radiografías y un examen visual para confirmar la presencia de caries. Una vez detectada, preparamos al paciente, explicándole el procedimiento y asegurándonos de que se sienta cómodo.
  • Paso 2: Anestesia.
    Para garantizar que el proceso sea indoloro, aplicamos anestesia local en el área alrededor del diente afectado. Esto adormecerá la zona, permitiendo que el paciente no sienta molestias durante el tratamiento.
  • Paso 3: Eliminación de la caries.
    A través de instrumental médico, eliminamos cuidadosamente el tejido dental dañado por la caries. Es un proceso meticuloso donde aseguramos que solo se retire el tejido afectado, preservando la mayor cantidad posible de la estructura dental sana.
  • Paso 4: Limpieza.
    Una vez eliminada la caries, limpiamos el área para eliminar bacterias y restos. Esta limpieza es fundamental para evitar futuras infecciones y preparar el diente para la obturación.
  • Paso 5: Aplicación del empaste y ajustes.
    Aplicamos el material de obturación en capas, modelándolo para que se ajuste a la forma del diente. Si utilizamos resina compuesta, utilizaremos una luz especial para endurecer cada capa. Una vez que el material está completamente endurecido, procedemos a ajustar la forma del empaste para asegurarnos de que encaje perfectamente con la mordida del paciente.

En definitiva, nuestro objetivo al realizar una obturación dental simple es asegurarnos de que tu diente recupere su forma original y funcionalidad, evitando problemas mayores y manteniendo tu sonrisa saludable y funcional. Si experimentas sensibilidad, dolor al masticar, o si observas cavidades o manchas oscuras en tus dientes, podría ser el momento de visitarnos para una evaluación y determinar si necesitas una obturación dental simple.