En este momento estás viendo Inflamación debajo de la lengua: Causas, síntomas, riesgos y tratamientos

Inflamación debajo de la lengua: Causas, síntomas, riesgos y tratamientos

La inflamación debajo de la lengua es un problema que puede afectar a personas de todas las edades, generando malestar y preocupación. Este artículo se centra en las glándulas salivales ubicadas debajo de la lengua, explorando las causas de su inflamación, los síntomas asociados, los posibles riesgos y las opciones de tratamiento disponibles.

1. ¿Por qué se inflaman las glándulas salivales debajo de la lengua?

Las glándulas salivales debajo de la lengua, conocidas como glándulas sublinguales, junto con otras glándulas en la boca, juegan un papel crucial en la producción de saliva. La inflamación de estas glándulas puede deberse a varias razones:

  • Infecciones: Las infecciones bacterianas o virales son causas comunes de inflamación de las glándulas salivales. Las infecciones virales como la parotiditis epidémica (paperas) pueden afectar estas glándulas, aunque es menos común.
  • Obstrucción de los conductos salivales: Los pequeños conductos que transportan la saliva desde las glándulas hasta la boca pueden obstruirse con cálculos salivales o sialolitos, impidiendo el flujo normal de saliva y provocando inflamación y dolor.
  • Enfermedades autoinmunes: Condiciones como el síndrome de Sjögren pueden causar inflamación crónica en las glándulas salivales debido a una respuesta inmunitaria anormal.
  • Deshidratación y malos hábitos: La falta de hidratación adecuada y hábitos como el tabaquismo pueden afectar la producción de saliva y contribuir a la inflamación de las glándulas.

2. Síntomas principales de la inflamación

Los síntomas de la inflamación debajo de la lengua pueden variar según la causa subyacente, pero generalmente incluyen:

  • Dolor o molestia: Especialmente al hablar, comer o tragar.
  • Hinchazón: Puede notarse una masa o hinchazón debajo de la lengua o en el suelo de la boca.
  • Cambio en la producción de saliva: Puede haber un aumento o una disminución en la saliva.
  • Fiebre y malestar general: Especialmente si la inflamación se debe a una infección.
  • Sabor anormal en la boca o mal aliento: Debido a la infección o a la retención de saliva.

3. Riesgos de la inflamación debajo de la lengua: ¿qué puede ocurrir?

Si no se trata adecuadamente, la inflamación de las glándulas salivales puede llevar a complicaciones como:

  • Infecciones secundarias: La inflamación puede propiciar un ambiente adecuado para el desarrollo de nuevas infecciones.
  • Abscesos: La infección puede progresar y formar un absceso, requiriendo drenaje quirúrgico.
  • Problemas de alimentación y habla: El dolor y la hinchazón pueden interferir con la masticación, la deglución y el habla.
  • Cronificación del problema: La inflamación persistente puede llevar a daños permanentes en las glándulas salivales.

4. Tratamientos para desinflamar

El tratamiento para la inflamación debajo de la lengua depende de la causa subyacente:

  1. Manejo de infecciones: Las infecciones bacterianas se tratan con antibióticos, mientras que las infecciones virales suelen requerir un manejo de soporte.
  2. Eliminación de obstrucciones: Los cálculos o sialolitos pueden necesitar ser removidos quirúrgicamente si no se expulsan naturalmente.
  3. Estimulación de la producción de saliva: La hidratación adecuada y el uso de caramelos sin azúcar o chicles pueden estimular el flujo salival.
  4. Tratamiento de enfermedades autoinmunes: En casos de condiciones como el síndrome de Sjögren, se pueden necesitar tratamientos específicos para controlar la respuesta inmune.
  5. Medidas de soporte: Mantener una buena hidratación y practicar una buena higiene bucal pueden ayudar a aliviar los síntomas.

En conclusión, la inflamación debajo de la lengua puede ser una señal de diversas condiciones que requieren atención. Identificar la causa subyacente es crucial para un tratamiento efectivo y para prevenir complicaciones. Si experimentas síntomas de inflamación en esta área, es importante consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.